¿Qué es la endodoncia? Toda la información necesaria

La endodoncia es un proceso odontológico cuya palabra proviene del latín y significa dentro (endo) y odon (diente). La principal función de este proceso odontológico es la de eliminar una parte de la zona interior de un diente (pulpa) que está irritada o inflamada y, posteriormente, rellenarlo con materiales de estructura cementosa para la recuperación de la función normal de la zona afectada.

La endodoncia normalmente es causada por la aparición de caries, desgastes provocados por el uso de los dientes y/o el rozamiento de los mismos o traumatismos llevando a la creación de pulpitis (inflamación de la pulpa).

A continuación, le dejamos una imagen para que pueda apreciar las partes de un diente y así ayudarle a entender el proceso que se sigue para la cura de este problema dental.

anatomia-del-diente

 ¿Cómo se hace una endodoncia?

El proceso de cura se realiza de una forma manual y consiste en hacer un pequeño agujero, no sin antes de la pertinente aplicación de anestesia, en la parte superior del diente a tratar para poder penetrar en él. Una vez se tiene esto, se pasa a la extracción de la zona dañada (la pulpa, que es un nervio) con una herramienta llamada lima. Esta parte es muy delicada y por ello el profesional realiza un trabajo minucioso para no dañar la estructura dental además del uso de geles deslizantes y líquidos antibacterianos.

limpieza-endodoncia

Una vez hecho esto, se procede al relleno de la zona pulpar con un elemento de goma, llamado gutapercha, usando una herramienta muy similar a la anterior lima pero con la característica de ser un poco más flexible para poder introducirla en la zona eliminada en el paso anterior.

gutapercha-endodoncia

Para finalizar el proceso de la endodoncia, el odontólogo introduce una sustancia cementosa para cubrir el orificio hecho antes de empezar el proceso completo para que después sea retirada una vez haya pasado un tiempo y el paciente vuelva a visitar al odontólogo.

¿La endodoncia duele? Opiniones

La endodoncia, hoy en día, se caracteriza por ser un tratamiento que no duele debido al gran avance de la medicina en referencia a los anestésicos. Lo que que no se garantiza es la aparición de ciertas molestias provocadas por la zona inflamada que se trató y para ello, es de vital importancia la pertinente medicación después de la intervención para mitigar este leve dolor.

Normalmente, la endodoncia se soluciona con una sola sesión con una duración de entre una y dos horas. Pero han habido casos extremos que han necesitado de 2 o 3 sesiones para la erradicación del problema.

Los pacientes que han sufrido esta dolencia, no han tenido secuelas ni han padecido de dolor crónico. De hecho, la mayoría representan un grado de satisfacción de 4,5 puntos sobre 5 (en una escala de entre 1 mucho dolor y 5 nada de dolor). Además, si el proceso se ha hecho correctamente, el diente recuperará la fuerza que tenía anteriormente. Lo que sí que se aconseja es tener una cita anual con el dentista de confianza para comprobar que todo está en orden y que no hay ninguna otra inflamación en la pulpa del diente.

¿Cuánto cuesta una endodoncia?

El precio de una endodoncia puede variar bastante dependiendo de la clínica a la que se acuda para proceder a la cura. Los precios oscilan entre los 50 euros y los 260 euros por diente tratado.

Los precios normalmente incluyen todo el proceso antes mencionado, es decir, la eliminación del nervio y la posterior reconstrucción del diente afectado. No se trata de un tratamiento caro si es comparado con los implantes dentales, ya que éstos tienen más faena además de ser procesos más sofisticados. Pero todo depende del grado de inflamación, ya que habrá algunas veces que los pacientes podrán conservar los dientes afectados a través de la endodoncia pero, otras veces, el grado de inflamación será demasiado alto y la única solución será los implantes dentales.

Además, cabe añadir, la gran importancia de mantener el diente de la forma más natural posible y con la endodoncia se puede hacer perfectamente, ya que sólo es necesario aplicar el proceso antes mencionado. En cambio un implante dental, además de ser más caro, es un poco más doloroso una vez el diente está implantado.

Una web de Alba Pérez.